Terapia de Pareja

¿Cuándo hacer terapia de pareja?

La psicoterapia de pareja puede serte de ayuda si estás atravesando un conflicto con tu pareja (sea ésta homo u heterosexual) o si hay algunos aspectos de la relación que necesitáis cambiar para disfrutar más de la relación.

Estas son algunas de las problemáticas en las que os puedo ayudar a mejorar:

Dificultad en la toma de decisiones
– Problemas de comunicación, de confianza
– Celos, dependencia
– Sentimientos de desequilibrio
– Rutinas y aburrimiento
– Infidelidad, dificultad para perdonar
– Diferencias en la parentalidad
– Apoyo en la separación y el divorcio
– Educación afectivo-sexual
– Agresividad, crisis en la convivencia
– Acompañamiento en proceso de duelo…

¿Cuál es el objetivo de la terapia de pareja?

El objetivo de la terapia es llegar a donde vosotros como pareja os halláis marcado, dirigidos a través de la ayuda profesional, tanto durante el proceso de definir la metas terapéuticas como en el proceso del logro de las mismas.

El malestar puede provenir de un mal ajuste ante los distintos momentos del ciclo vital que atraviesa una pareja, de características propias de la relación (excesiva rigidez, diferencia de valores y momentos vitales…) o de acontecimientos externos que han desgastado la relación.

Es posible que existan dificultades en la comunicación y que cada una de vosotros/as se sienta herido,/a solo, triste o angustiado/a, pero vuestra relación puede mejorar con ayuda de un profesional cualificado para ello.

En caso de que sea imposible continuar con vuestra relación de manera satisfactoria la terapia os ayudará a separaros de la mejor manera posible y con el menor coste emocional.

¿Cómo es una terapia de pareja?

La atención no se centra únicamente en las dificultades y en los problemas que están causando malestar. También se trabajan los recursos y competencias personales necesarios para favorecer un cambio, partiendo siempre de los ya existentes y de los intentos previos de solución.

El objetivo es ofreceros un espacio de crecimiento para la relación de pareja ya que en él se pueden explorar vuestras dificultades y crecer con ellas.

Para el trabajo en terapia de pareja no importa el sexo, género u orientación sexual, asimismo no tiene importancia la nacionalidad o la edad (a partir de la mayoría de edad) de los componentes de la pareja. El único requisito es que ambos miembros acudáis por iniciativa propia.

¿Tenemos que ir los/as dos juntos/as?

El trabajo se estructura tanto en sesiones conjuntas (la mayor parte), como en sesiones individuales con cada miembro de la pareja. En el tiempo que transcurre entre sesión y sesión es conveniente poner en práctica habilidades aprendidas durante la terapia, por lo que se suelen proponer tareas y prescripciones para casa que son evaluadas posteriormente en las sesiones.

La terapia es más efectiva cuando se trabajan conjuntamente los conflictos y la dinámica de la relación. No obstante, en caso de acudir solo un miembro de la pareja a terapia se puede trabajar con éste para mejorar y cambiar sus actitudes dentro de la relación. Esto conllevará cambios en la relación con el miembro de la pareja que no quiere/puede acudir a terapia. Y si no es así, y este trabajo no beneficia a la pareja como tal, supondrá un espacio de ayuda para la persona que ha decidido ir a terapia.

¿Cuánto dura una terapia de pareja?

Las primeras sesiones se llevan a cabo con una frecuencia de una sesión a la semana (de 1h -1h 30 min). Posteriormente es posible que se espacie y aumente el tiempo entre sesiones para pasar a ser quincenales o mensuales en función de las particularidades de cada pareja.

No es posible prever la duración y el tipo de trabajo a desarrollar hasta valorar técnicamente sobre lo que hay que intervenir en, al menos, una primera sesión. Lo conveniente es que a esta primera sesión pudieran venir los dos miembros de la pareja.

Una vez se evalúa se realiza un plan de tratamiento que se adecuará y acordará con los intereses de la pareja que acude a consulta. La duración de la terapia depende de varios factores, tales como:

  • El motivo por el que acude a terapia la pareja.

  • Las características propias de las dificultades a tratar.

  • El tiempo que se haya esperado para iniciar la terapia tras reconocer que había un problema en la pareja.

  • La intensidad y profundidad de la herida que cada miembro de la pareja haya podido sufrir dentro de la relación.

  • La capacidad como pareja para poder llevar a cabo los cambios necesarios.

  • El compromiso e implicación de la pareja en el proceso y los cambios terapéuticos…

La terapia de pareja, como tratamiento, es un proceso de colaboración durante el tiempo que dura, y el progreso depende, entro otros factores, de las metas marcadas y del nivel de compromiso con la terapia que tenga la pareja

La mayoría de las personas ven una notable mejoría de sus relaciones en las primeras 8 sesiones. Sin embargo, unos resultados óptimos se obtienen a través de un trabajo psicoterapéutico algo más dilatado a medio plazo.

 

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “Terapia de Pareja”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *